Introducción

Recopilación de descarrilamientos y choques en el mundo citando la fuente y créditos fotográficos.

Descarrilamiento de un tren Serie 592

ESPAÑA: O Porriño, 9 de septiembre de 2016
Cuatro personas han muerto y 48 han resultado heridas al descarrilar este viernes un tren con destino a Oporto en un zona en obras situada a la entrada del municipio pontevedrés de O Porriño. Los fallecidos son el maquinista, de nacionalidad portuguesa, el interventor, español, y un turista norteamericano. El cuarto es un joven de 23 años de Vigo que perdió la vida cuando fue trasladado al hospital Álvaro Cunqueiro de Vigo, según han confirmado el sindicato SFF-CGT y la Consellería de Sanidade.
El tren, operado de forma conjunta por Renfe y la empresa pública de ferrocarriles lusa Comboios de Portugal, había salido de Vigo a las 9.02 horas. La llegada a Oporto estaba prevista para las 10.08 horas. El recorrido dura unas dos horas. En él viajaban 64 pasajeros y tres operarios. Además de ciudadanos españoles y portugueses, había turistas norteamericanos, brasileños, uruguayos, un inglés, un alemán, dos argentinos y un chileno, de acuerdo. Queda por confirmar la nacionalidad de cuatro heridos. Once de los 48 pacientes fueron dados de alta a las pocas horas, 9 fueron ingresados entre el Hospital Álvaro Cunqueiro, la Clínica Povisa y la Clínica Fátima de Vigo, aunque no se teme por la vida de ninguno de ellos. Hasta 27 estaban en Urgencias pendientes de valoración.

Estado en el que ha quedo la máquina del tren que ha descarrilado cerca de la estación de tren de O Porriño (Pontevedra). En el accidente han muerto al menos tres personas. (Salvador Sas / EFE)
LOS VECINOS AYUDARON
El descarrilamiento se produjo sobre las 9.30 horas, cuando el convoy cruzaba bajo el paso elevado de la carretera N-120, en un tramo sometido a trabajos de mantenimiento y que está situado a pocos metros de la estación de O Porriño, municipio en el que el este ferrocarril no tiene parada en la actualidad.
Como puede observarse en las imágenes, el primer vagón se salió de la vía y acabó colisionando con una torre metálica que sustenta el cableado eléctrico (catenaria), quedando volcado sobre el trazado. Tras los primeros momentos de confusión, y según testigos presenciales, los pasajeros comenzaron a salir de los coches por su propio pie.
Vecinos de la zona acudieron a auxiliar a los heridos, que fueron atendidos en por efectivos de Emergencias, que desplazaron dos helicópteros, tres UVI móviles, 11 ambulancias y un vehículo de apoyo logístico. También intervinieron el Grupo de Intervención Psicológica en Catástrofes y Emergencias y voluntarios de Cruz Roja, de acuerdo a la Xunta. Eva García, alcaldesa de la localidad por el Partido Socialista, detalló que uno de los fallecidos quedó atrapado bajo la cabeza tractora del tren, por lo que los bomberos tuvieron que intervenir para liberar el cuerpo. El municipio ha declarado tres días de luto oficial. 

Operarios y fuerzas de seguridad trabajan junto al tren que ha descarrilado este viernes cerca de la estación de O Porriño (Pontevedra). (Salvador Sas / EFE)
ZONA DE MANTENIMIENTO
El Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (Adif), responsable de la vía en el tramo español, ha abierto una investigación interna (a través de la Comisión de Accidentes Ferroviarios) para esclarecer los hechos. El caso ha recaído en el juzgado de Instrucción 2 de O Porriño, que se ha hecho cargo de la caja negra del tren. La alcaldesa Eva García declaró a los medios locales que el vehículo, "muy viejo" y que se fabricó en los años 80, golpeó uno de los pilares del puente de la N-120 y se salió de la vía, que, insistió, había sido mejorada recientemente para permitir una circulación a mayor velocidad en el momento de atravesar el pueblo, donde no se detenía. Adif no ha confirmado estos extremos.

Vista general del tren que ha descarrilado cerca de la estación de tren de O Porriño (Pontevedra). En el accidente han muerto al menos tres personas y hay un número elevado de heridos. (Salvador Sas / EFE)
Rafael Catalá (PP), ministro de Justicia y de Fomento en funciones, se trasladó a la zona horas después de la tragedia. Allí aseguró que el tren había pasado una revisión exhaustiva en mayo y otra rutinaria el jueves en Portugal, por lo que contaba con "todas las garantías" para circular, según recogió la agencia Efe. Catalá recalcó que la zona del accidente está actualmente en obras por labores de mantenimiento de la vía principal, lo que obligó a trasladar la circulación a una vía secundaria y a reducir la velocidad, aunque el ministro se negó a especular sobre si esta circunstancia influyó en el siniestro. También descartó cualquier problema de competencia del maquinista, que, según el presidente de Comboios de Portugal, Manuel Queiró, tenía más de 20 años de experiencia.

El tren Serie 592 descarrilado visto desde arriba y desde otro ángulo.
O Porriño se encuentra a unos 35 kilómetros al sur de Pontevedra, la capital de la provincia, a 18 de Vigo y a otros 18 de la frontera con Portugal. El ferrocarril, conocido como Tren Celta, es un antiguo modelo 592 diésel fabricado en los años 80, pero actualizado con posterioridad. Pertenece a la línea Pontevedra-Tui-Oporto y está identificado con el número 420, aclaró Renfe. El tren circulaba con sistema de seguridad Asfa (Anuncio de Señales y Frenado Automático), el mismo que llevaba embarcado el tren de Santiago accidentado en julio de 2013 y en el que fallecieron 80 personas. Este operativo implica la instalación de balizas en la vía que transmiten información a bordo, siendo el maquinista el que debe de responder ante las señales acústicas o luminosas que le muestra su panel de mando para, por ejemplo, ajustar la velocidad. El tren solo se frena de forma automática en caso de que se superen los 200 kilómetros/hora. El Asfa digital, implantado en las series más modernas del tren 592, sí detiene el vehículo si se supera la velocidad indicada en las balizas.

Así es el tren que ha descarrilado en O Porriño: un modelo de los años 80 que funciona con diésel.
El tren descarrilado en Galicia en el que este viernes murieron cuatro personas -entre ellos, el maquinista y el interventor- es un modelo prácticamente en desuso en España que, según la alcaldesa de O Porriño, era "muy viejo". El convoy, identificado con el número 420, pertenece a la serie 592 automotorizada de Renfe, que se mueve gracias a cuatro equipos de combustible diésel capaces de superar los 120 kilómetros por hora. La composición habitual es de un vagón tractor en cada extremo con un coche entre ambos. Cada uno tiene cuatro puertas y asientos orientables según el sentido de la marcha dispuestos a lo largo de un pasillo central. La capacidad es de entre 60 y 80 personas. Para tramos sin electricidad Al utilizar combustible fósil, la combinación carece de los pantógrafos que conectan el vehículo con la catenaria que suministra la electricidad, como puede observarse en la imagen superior. La serie, de acuerdo a la información del operador Renfe, constaba originariamente de 70 trenes que fueron construidos en los años 80 por las empresas Macosa y Ateinsa, hoy agrupadas en la corporación francesa Alstom, una de las mayores proveedoras europeas de material móvil ferroviario. Su misión era prestar servicio en las líneas no electrificadas o en recorridos donde hubiese tramos sin tendido eléctrico.
Después de un uso intensivo, la mayor parte de estos trenes -detalla Renfe- fueron objeto de importantes remodelaciones que permitieron la creación de la subserie 592.2 (?) eléctrica, que presta servicio en recorridos de regionales de Media Distancia. "Otra parte ha sido modernizada para los servicios de Cercanías", añade la compañía. Una parte de los equipos fue entregada a la compañía pública lusa Comboios de Portugal para cubrir los trayectos entre Vigo y Oporto, de 150 kilómetros. Este era el servicio que cubría el número 420 accidentado. Sus operadores, señala el sindicato de maquinistas Semaf, son un grupo reducido de unos 12-14 profesionales (la mitad españoles y la mitad portugueses) que trabajan a ambos lados de la frontera y han recibido formación en idiomas e infraestructuras para poder circular con garantías tanto en España como en Portugal, como han confirmado las autoridades de los dos países. Una línea cuestionada Comboios ha intentado suprimir la línea en varias ocasiones a lo largo de la última década, alegando que la escasa demanda -11 personas de media por trayecto, según la empresa- provocaba pérdidas en sus cuentas. Las protestas de los dirigentes políticos gallegos y la ausencia de una alternativa ferroviaria similar entre Galicia y el norte de Portugal frustraron sus intenciones. Finalmente, Comboios accedió a mantener el servicio a cambio de reordenar las paradas y las frecuencias de paso. Este es el motivo por el que el tren no paraba en O Porriño.





Fuente: 20 minutos.es | Créditos Fotográficos: AP / Salvador Sas | Reuters / Miguel Vidal

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada